4 de octubre de 2010

Simbología de las cofradías I

Empezamos esta sección hablando de la simbología de una de las insignias que llevan nuestras dolorosas. En este caso hablamos del puñal que atraviesa el pecherin de nuestras vírgenes que representa los siete dolores de María.



El arte ha representado el dolor, los siete dolores de María, con una o con siete espadas atravesando el corazón de las dolorosas, el hacerlo con siete es una referencia a los siete dolores de María.

Primer Dolor de Nuestra Señora:
La profecia de Simeón. (Lucas 2,34-35)


"Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: Mira, este ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción y a tu misma alma la traspasara una espada, a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones".

Segundo Dolor de Nuestra Señora:
La Huida a Egipto. (Mateo 2,13-15)


"Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo."

Tercer Dolor de Nuestra Señora:
Jesús perdido en el Templo. (Lucas 2,41-51)


"Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando. El les dijo: «Y ¿por quéa me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio. Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón".

Cuarto Dolor de Nuestra Señora:
Jesús con la Cruz a cuestas. (Lucas 23,26-32)


"Mientras lo conducían, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús . Lo seguía tal gentío del pueblo y muchas mujeres que se golpeaban el pecho y gritaban lamentándose por él. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo:-Mujeres de Jerusalén, no lloren por mí, lloren mejor por ustedes y por sus hijos, porque miren que van a llegar días en que digan:"Dichosas las estériles, los vientres que no han parido y los pechos que no han criado".Entonces pedirán a los montes: "Desplómense sobre nosotros",y a las colinas:"Sepúltenos",porque si con el leño verde hacen esto, con el seco, ¿qué irá a pasar? Conducían a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él".

Quinto Dolor de Nuestra Señora:
Jesús pende de la Cruz. (Marcos 15,22-39)


"Condujeron a Jesús al Gólgota (que significa "La calavera") y le ofrecieron vino con mirra, pero no lo tomó. Lo crucificaron y se repartieron su ropa, echándola a suertes para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero estaba escrita la causa de su condena: EL REY DE LOS JUDIOS. Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Los que pasaban lo injuriaban, y decían meneando la cabeza:¡Vaya! Tú que destruías el santuario y lo reconstruías en tres días: baja de la cruz y sálvate. Así también los sumos sacerdotes, en compañía de los letrados bromeaban entre ellos: - Ha salvado a otros y él no se puede salvar.¡ El Mesías, el rey de Israel ! ¡ Que baje ahora de la cruz para que lo veamos y creamos! También los que estaban crucificados con él lo insultaban. Al llegar el medio día toda aquella tierra quedó en tinieblas hasta media tarde. A media tarde gritó Jesús muy fuerte: - Eloí, Eloí , lemá sabaktaní (que significa:"Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado")".

Sexto Dolor de Nuestra Señora:
Jesús en los brazos de María. (Marcos 15,42-46)


"Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. E informado por el centurión, dio el cuerpo a José".

Séptimo Dolor de Nuestra Señora:
Jesús es colocado en el sepulcro. (Juan 19,38-42)


"También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús".